Se ha producido un error en este gadget.

martes, 7 de julio de 2009

Henry Mancini (1924-1994)


Compositor estadounidense de música para cine, jazz y de influencias latinas. Es reconocido por la música que lo hizo acreedor a un Grammy: La Pantera Rosa y por su colaboración en las comedias de Blake Edwards, en la que destaca la canción Moon River (Desayuno con diamantes). Inclusive fue el creador de los temas de varias series de televisión como La pantera rosa, Remington Steele, El pájaro espino o Peter Gunn, entre otras.

Henry comenzó a interesarse en la música desde los 12 años, iniciando en el piano y dentro pocos años comenzó a interesarse por los arreglos. Pero su necesidad de profundizar en sus conocimientos lo condujo hasta Max Adkins, director y arreglista de la orquesta del Stanley Theatre de Pittsburgh.

Poco después de graduarse en la Aliquippa High School, en el otoño de 1942, Mancini se matriculó en la Juilliard School of Music; más su aislamiento en 1943 interrumpió sus estudios. Sirvió en las fuerzas aéreas y después en infantería. Tras su licenciamiento, en 1945 se unió como pianista arreglista a la orquesta de Glenn Millar y Tex Beneke. Allí conoció a su esposa, Ginny O’Connor; una cantante. Se casaron en Hollywood en 1947 y se trasladaron a Holmby Hills, en California, con su hijo Chris y sus hijas Mónica y Felice.
En 1952 comenzó a trabajar en el cine en películas de serie B de los estudios Universal bajo las órdenes del director del departamento musical Joseph Gershenson. En estos años. Manzini, junto con Hans J. Salter y Herman Stein, todos músicos de la Universal, trabajaron sin cansancio con el fin de crear una gran cantidad de material que posteriormente sería usado y reutilizado en múltiples películas. Esta primera etapa de Manzini se caracteriza por un sonido sinfónico y atonal.

En 1958 firmó su primer trabajo como solista, pues sólo había figurado como coautor, adaptador, orquestador o, en ocasiones, sin ser acreditado. Este título fue la conocida obra maestra de Orson Welles Sed de Mal (Touch of Evil, 1958). Con esta obra, Mancini comenzó a definir su personalidad musical: jazz interpretado bajo una pequeña orquesta.

Esta melodía atrajo la atención del director Blake Edwards quien lo contrató para hacer la música de su serie de televisión Peter Gunn, para la cual Manzini creó un tema que se ha utilizado en multitud de películas, por ejemplo en Granujas a todo ritmo (The Blues Brothers, 1980) o Waterworld (1995). Este álbum vendió más de un millón de copias. Además de dos premios Grammies en 1958.

Alcanzó su máxima popularidad en los años 60, gracias a las películas de Edwards (La pantera rosa, Desayuno con diamantes, Días de vino y rosas y otras), pero también por su colaboración con otros grandes directores como Stanley Donen (Arabesco, Charada y especialmente Dos en la carretera) o Howard Hawks (Hatari!, Su juego favorito). En esta década Mancini aporta otras de sus señas de identidad: el coro mixto, que interpreta el tema principal de la película.

Se puede decir que es el primer compositor cinematográfico más conocido por el público que transcendió la pantalla debido a su preocupación y esmero por las ediciones discográficas de sus partituras, las cuales eran regrabadas para la explotación comercial sin que ello perjudicara su calidad.

Se dedicó a la televisión por las décadas de 1970 y 198, en ese tiempo creó temas muy conocidos como los de las series Hotel y Remington Steele. Ganó un Óscar en 1982 por su comedia musical Victor Victoria sumando cuatro en total, dado que ganó dos por Desayuno con diamantes (mejor canción y mejor partitura original) y otro por Días de vino y rosas (Days of Wine and Roses, 1962). Además de ganar 20 premios Grammy.

Hasta sus últimos años, Mancini siguió creando joyas musicales, algunas no lo suficientemente valoradas como Lifeforce (1985), Basil, el ratón superdetective (Adventures of the Great Mouse Detective) para los estudios Disney o Tom y Jerry (1992) otro film de animación. Curiosamente, en estas obras Mancini vuelve a sus raíces más sinfónicas.

Henry Mancini, una de las pocas y auténticas figuras de la música de cine, falleció en 1994 víctima de un cáncer de hígado y páncreas, dejando un inconmensurable legado musical.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

vozMe.com