Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 19 de junio de 2009

El mago



El término Mago proviene del persa antiguo maguš por mediación del griego μάγος y finalmente del latín magus.

En tiempos remotos, un magie era el miembro de una tribu de la antigua Media que se ocupaba de las prácticas religiosas y funerarias. Después de la conversión de esta tribu al zoroatrismo (una religión y filosofía basada en las enseñanzas del profeta y reformador iraní Zoroastro –Zaratustra- donde se reconoce como divinidad a Ahura Mazda, considerado como el único Creador) fueron considerados por los tres imperios persas, guardianes del legado de Zaratustra.

Estos magos incluyeron poco a poco algunos temas o elementos de Babilonia en su religión, tales como la astrología, la demonología y la magia. Solían verter en sus ritos religiosos libaciones de leche, aceite y miel sobre una llama y al mismo entonaban rezos y canciones. Llevaban vestiduras blancas, tiara, y en la mano un haz de ramas de tamarisco. Estudiaban las estrellas buscando en los cielos señales para predecir los hechos futuros en la tierra (astrología).

Tiempo después, en el siglo I, estos miembros fueron reconocidos como sabios y adivinos. Como ejemplo tenemos a los reyes magos, personajes llegados de Oriente y mencionados en la Biblia (Mateo 2,1-12), quienes en el sentido original del término, eran sacerdotes persas. Hombres mortales que buscan el conocimiento a través del estudio de la naturaleza para comprender el mundo y el más allá.

Cambio de significado

Con el tiempo el significado del término se designó a alguien que practica la magia o hechicería. Esto es gracias a la intervención de la Iglesia, quién asimiló las creencias y rituales religiosos no cristianos con la brujería y prácticas similares. Retrocediendo un poco y regresando a la idea original de los zoroastrianos.

Tiempos modernos

En épocas recientes, el título de “Mago” se ha encasillado a los artistas que practican el ilusionismo, es decir, aquellos que realizan juegos para crear ilusiones visuales o en cualquiera de los sentidos, simulando poderes especiales, con objetivos recreativos. La cuál ha entrado a formar parte de las artes escénicas contemporáneas.

El ilusionista, como profesión, ganó prestigio durante el siglo XVII, y fue pasando por diversas modas hasta convertirse en una de las formas más populares de entretenimiento.

Jean Eugène Robert-Houdin (1805-1871), de profesión relojero, a quien se le debe el ilusionismo moderno, abrió un teatro de magia en parís en la década de 1840.

Posteriormente, Harry Houdini (1874-1926), el más célebre mago y/o escapista del siglo XIX, tomó su nombre profesional de Harry Keller y del mencionado Robert-Houdin, y desarrolló una serie de ilusiones de magia escénicas, basadas muchas de ellas en el arte del escape.

A finales del siglo XX, el ilusionismo volvió a levantarse de la mano de Doug Henning primero, y David Copperfield después, a través de sus especiales televisivos, espectáculos en Broadway, y giras mundiales.

En la actualidad existen muchos y famosos ilusionistas conocidos mundialmente: David Blaine, David Copperfield, Criss Angel, Juan Tamariz, Jeff McBride, Lance Burton, René Lavand, Cyril Takayama, Arturo de Ascanio, Gerardo Parra, y más…

Disciplinas dentro del ilusionismo

El ilusionismo se clasifica dependiendo de la distancia de los espectadores, número de ellos y localización de la presentación:

- Magia de cerca o micromagia: Efectos hechos a corta distancia, a menos de una docena de espectadores. Generalmente se emplean casi siempre naipes, monedas, y otros objetos cotidianos y de pequeño tamaño. También llamada close up. Los magos más reconocidos son: Dai Vernon, Martin Nash, Tony Slydini y René Lavand.

- Magia de salón: Juegos de magia visibles para un grupo de quince a cien personas. Entre otros elementos, se utilizan sogas, pañuelos, aros, y diversos accesorios de tamaño medio. Es la que suelen utilizar los magos fiestas y eventos.

- Magia de escena: Se lleva a cabo sobre un escenario, mayormente en un teatro. En ella se desarrollan las grandes ilusiones, y las manipulaciones. En el siglo XX sobresalieron Cardini, Fred Kaps y Channing Pollock, entre otros.

- Magia callejera: Se realiza en la calle. La magia de calle no es, por sí misma, una disciplina dentro del ilusionismo. A veces se produce esta confusión, pero en realidad es magia de cerca, de escenario, etc., realizada en un entorno como la calle, aunque los efectos son los mismos. Tiene muchos siglos de historia, y su máximo exponente moderno es Jeff Sheridan, que actuaba en la década de 1970 en el Central Park de Nueva York. Jim Cellini, alumno de Slydini, es también un reconocidísimo mago de a pie de calle.

En función de los objetos utilizados:

· Numismagia: magia con monedas.

· Cartomagia: magia con naipes.

· Magia con animales: aparición, desaparición o transformación de palomas, conejos y otros animales.

· Grandes ilusiones: magia en la que personas son cortadas, desaparecen, encerradas en sitios estrechos, vuelan, etc.


En función de los tipos de efectos:

· Magia cómica

· Mentalismo

· Manipulación de escenario

· Escapismo

· y otros

Básicamente existen los siguientes tipos de efectos:

· Producción: aparecer algo de la nada.

· Desaparición: desvanecer algo o a uno mismo.

· Transformación: transformar algo en otra cosa, no necesariamente el objeto, también puede ser el color, la forma, etc.

· Restauración: restaurar algo roto o dañado.

· Teletransportación: transportar algo de un lugar a otro, de una forma imposible.

· Levitación: suspender algo en el aire que simule ausencia de gravedad.

· Penetración: atravesar un objeto con otro y que se restaure de una forma imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

vozMe.com