Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 13 de octubre de 2008

Manuel Eduardo de Gorostiza (1789-1851)


Fue un dramaturgo, periodista y diplomático hispanomexicano. Desde joven, al estallar la Guerra de la Independencia, se inició en las armas como capitán de granaderos y luchó durante la mayor parte de la misma. En 1814 alcanzó el grado de coronel, pero poco después recibió un bayonetazo que le dejó encorvada la espalda. Entonces empezó a dedicarse a otras actividades, como la literatura y la política. Luego se casó con doña Juana Castillo y Portugal en Madrid, y allí fue donde escribió y representó sus primeras obras teatrales gracias a la protección del actor Isidro Máiquez, entre ellas se encuentra: Indulgencia para todos, en 1818. Fue editor de El Constitucional, o sea, Crónica, del 13 de marzo de 1820 al 6 de mayo del mismo año. Tras la intervención de los Cien Mil hijos de San Luis en 1823 se exilió a Londres, donde se relacionó con intelectuales de gran renombre. Desde 1824 cultivó la amistad de don José Mariano de Michelena, que era entonces ministro plenipotenciario de México ante Su Majestad Británica. Gracias a él, a quien se presentó como "un mexicano descarriado que deseaba regresar al regazo de la patria", Gorostiza optó por la nacionalidad mexicana. Años después fue nombrado director de la Biblioteca Nacional, el 23 de octubre de 1833, cargo que desempeñó hasta el 31 de julio de 1834 y un año después, asumió la dirección del Teatro Principal de México. Para esas fechas fue miembro de la primera Academia de la Lengua, la Academia Nacional de Historia y la Academia de Letrán. Fue diputado al Congreso de la Unión y en 1836 es nombrado ministro plenipotenciario ante el gobierno de los Estados Unidos para evitar la ayuda que este país podía suministrar a Texas, pero fracasa en este empeño, volvió el mismo año y se encuentra el Teatro Principal destrozado por los errores de su sucesor Patiño, por lo que se dedicó a restaurarlo. En 1837 se le nombró consejero de Estado, aunque sigió ocupándose del Teatro Principal. Entre 1838 ocupó sucesivamente varios ministerios: Hacienda e Interior, y ocupó la secretaría de Relaciones Exteriores. Tiempo después, las tropas estadounidenses se adentraron en el país y Gorostiza formó con los operarios, dependientes y empleados de la Renta del Tabaco, el cual era el director, y lo ofreció al presidente Santa Anna libre de costes, a pesar de su ya avanzada edad y de sus heridas de la Guerra de Independencia contra los franceses. Con este batallón, llamado Batallón de Bravos combate valerosamente en la batalla de Churubusco (1847). El 30 de agosto de 1847 se verificó la derrota y fue hecho prisionero. Murió su hija Luisa, y se retiró de la política. En sus últimos años se mantuvo con su trabajo como impresor, pero se encontró comido de deudas y murió de un ataque cerebral en Tacubaya el 23 de octubre de 1851, al parecer del disgusto que le dieron unos acreedores. La primera afición de Gorostiza fue, desde siempre, el teatro, para el que escribió, desde su juventud, comedias de costumbres que lo colocaron al lado de Leandro Fernández de Moratín y de Bretón de los Herreros en el cultivo de la comedia neoclásica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

vozMe.com