Citas - citas-comunidad.com

miércoles, 3 de septiembre de 2008

José María Roa Bárcena (1827-1908)


Fue un historiador, novelista, crítico, periodista y poeta que nació en Jalapa el 3 de septiembre de 1827. Años más tarde, en 1853, se trasladó a la ciudad de México, donde se afilió al partido conservador, del cual fue insigne adalid y defensor en la prensa conservadora, partidario del Imperio y miembro de la Junta de Notables que fue a ofrecer la corona a Maximiliano. Pero después, al no estar conforme con la actuación de Maximiliano e inspirado en las ideas del liberalismo, se negó a colaborar en su administración. Lo que le ocasionó dos años de prisión al caer el Imperio. No obstante, al reconocer la honradez de sus convicciones políticas, la prensa abogó por él. Después de haber recobrado su libertad se retiró definitivamente, dedicándose al comercio y al cultivo de sus aficiones literarias. En cuanto a su poesía, utilizó la técnica tradicional académica. Tanto en su lírica como en sus leyendas, utilizaba motivos románticos, sin excluir, por supuesto, cierto espíritu academicista. Finalmente murió el 21 de septiembre de 1908, dejando una gran cantidad de versos, poesía líricas, leyendas y versiones.


Poema Silva de José María Roa Bárcena

¿Por qué nace tan llena de alegría
la sonrosada aurora,
y el sol que las paredes
de la morada mía
desde el Oriente con su lumbre dora,
luce en mi corazón? ¿Por qué las aves
del cielo pasajeras
con trinos más suaves
su música me dan tras las vidrieras
de mi estrecho aposento;
y la flor que respeta
el sol canicular que el cielo inflama,
solo bien del poeta
que por humildes a las flores ama,
se mece a la merced del blando viento?
¿El gozo que estremece mis entrañas
brilla en el cielo, el valle y las montañas,
o es mi corazón donde lo siento?

En él se alberga, sí: brillo más puro
desde aquí presta al sol, al campo, al río:
cual siempre el mundo permanece oscuro;
el luminoso rayo
que a mis ojos lo ilustra es todo mío.

Pasó el florido mayo
con rapidez cual nuestra edad primera,
vino el verano ardiente,
el verdor agostando de la era;
junio agrupó sus nubes, desatólas
y con terrible voz bramó el torrente,
arrastrando en su seno
frágiles amapolas
y el árbol eminente
de cuyas ramas se colgaba el heno;
y en lugar solitario,
salva de lluvias y del fuego estivo,
en pobre santuario
hay una flor con cuyo aroma vivo,
y que pura nacía
pocos años atrás, en este día.

Es flor de un acendrado sentimiento,
del entusiasmo y las virtudes hija,
germen de la esperanza
que hasta en mis horas de tristeza aliento.
Nació en sólo un momento
y aunque es humilde y delicada y tierna,
ni el sol ni el rayo destructor la hiere,
su belleza es eterna,
su celestial perfume nunca muere.
Bálsamo a los pesares de mi alma
bienhechora prodiga,
mis inquietudes calma
el solo influjo de su sombra amiga
en vano estalla, en vano,
la tempestad del mundo y me rodea
con sus amagos el Poder tirano,
la Ira que en los ojos centellea,
de su metal sedienta la Avaricia,
de la Discordia la inflamada tea,
y doquier imperando
como rey absoluto la Injusticia.
Yo a mi santuario acudo y en su centro
donde brilla la flor de mi ventura,
refugio y paz y bienestar encuentro;
y en tanto que otras almas en la tierra
de su amor agotaron el tesoro,
y de la duda y el error heridas
ya no dirigen su mirada al cielo,
yo al Dios que niegan, reverente adoro
sin querer a la Fe rasgar el velo
y entre la desacorde vocería
que, roto el freno a la maldad, levanta
la muchedumbre impía,
mi voz al Dios de mis mayores canta,
oveja fiel de su redil me llamo,
presto el oído a su palabra santa,
vivo dichoso porque espero y amo.

Bella y cándida flor, cuando a tu influjo
debo mi bienestar, ¿no he de cantarte?
¿No he de decir tu nombre?… Yo lo guardo
como el ave al polluelo cuando brama
la tempestad estremeciendo el polo:
quien te venera y ama
tu dulce nombre ha de saber él solo.
Grato, apacible día
que con el rayo de tu sol esparces
la más pura alegría,
dando al monte esmeraldas,
diamantes al arroyo fugitivo
canto a las aves, a la flor perfume,
de luz diademas al laurel altivo
que blando mece el matutino viento,
¿el gozo que estremece mis entrañas
brilla en el cielo, el valle y las montañas,
o es en mi corazón donde lo siento?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

vozMe.com